Expansión del Poder Económico – Político

3.1 Imperialismo (Colonialismo)

(Del latín "imperium" que significa poder militar)

Se entiende por imperialismo a toda la política nacional, expansionista y de dominio económico. A fines del siglo XIX Marx apuntó que el imperialismo era la tendencia del capitalismo a expansionarse y romper los límites nacionales, anunciando que ello significaría un creciente proceso de concentración monopolista de capitales.

Para nuestro objetivo, que es el de abreviar los aspectos del imperialismo contemporáneo mas destacados será suficiente entender al imperialismo como esa política de conquista y expansión colonial que se genera a partir de 1870 – 80, cuando se inicia la carrera por la repartición del mundo, fundamentalmente en formas de colonia o esferas de influencia.

Causas, Origen y Métodos del Imperialismo

El afán de las potencias europeas de la época por recuperar su glorioso pasado imperial, y el deseo de las nuevas naciones por participar en esa carrera se manifestaron claramente a partir de las últimas cuatro décadas del siglo XIX.

Por lo general, los especialistas al congreso celebrado en Berlín entre junio y julio de 1878, como el acontecimiento que marca el inicio del imperialismo contemporaneo, aunque este ya se practicara en algunos países. Naturalmente, el imperialismo tiene ciertas causas que contribuyen a su resurgimiento en el periodo de que nos ocupamos, y entre las mas destacadas figuran las siguientes:

I. Económicas.- La revolución Industrial trajo consigo una notable mejoría a los medios de transporte y de comunicación entre los pueblos; también se dio mayor demanda a materias primas y de mercados, por tal razón las naciones se empeñaron en asegurar los referidos mercados para garantizar la adquisición de sus materias primas, y a su vez contar con un mercado seguro para sus productos.

II. Sociales.- En la época, algunos gobiernos consideraban conveniente colonizar grandes territorios para poder resolver la demanda territorial de la población excedente, esto despertó los intereses de las grandes compañías, bancos inversionistas y negociantes que adquirieron extensas reservas territoriales que les generaron grandes ganancias.

III. Políticas y Militares.- Los dirigentes militares procuraron establecer en las nuevas colonias bases militares que sirvieron para afianzar el dominio de sus nuevas conquistas y aumentar su poder militar con el servicio obligado de los nativos. generalmente la instalación de estas bases sirve también como punto de presión política hacia otras potencias, y de intimidación a los países débiles.

IV. Nacionalistas.- El siglo XIX se caracteriza por el resurgimiento de los sentimientos nacionalistas que impulsaron a los pueblos a buscar una superioridad que también se traducía en la expansión de sus dominios originales, argumentando, en algunos casos pertenecer a razas superiores y destinadas a ejercer el dominio sobre otras mas débiles o inferiores. El imperialismo en el siglo XIX era un sinónimo de triunfo.

V. Filantrópicas.- Las naciones imperialistas generaron un pensamiento enfocado a tratar de ofrecer "protección" y "educación" a los países poco desarrollados y aplicaron en ellos una política tendiente a lograr la civilización de ellos mismos. En este mismo sentido encontramos también algunos métodos imperialistas para lograr el sometimiento mediante la propagación de cultos religiosos, o las brigadas educacionales.

Esta muestra de 5 aspectos que permitieron el resurgimiento del imperialismo, nos permitirá tener una idea del pensamiento de la época respecto al nacionalismo, principalmente de las potencias. Sin embargo no solo las causas de esta política muestran lo voraz de estos gobiernos, los métodos nos permiten reconocer algunas formas que aún al pensamiento de nuestros tiempos parecen ambiguas, fueron y siguen siendo utilizadas en algunas zonas del mundo.

La diversidad de métodos utilizados por los países imperialistas para lograr sus objetivos de control y dominación puede ir desde el uso de estupefacientes como el opio en el caso de China (Guerra del Opio 1839-42); la provocación de guerras entre tribus para dominar en territorios divididos; la fuerza; los embargos internacionales; la compra de extensos territorios por presiones políticas; la explotación de concesiones determinadas, o simplemente la guerra.

La política del imperialismo generó en el siglo pasado rivalidades entre las potencias antiguas y las nuevas naciones que pretendían consolidarse como potencias, estas rivalidades tendieron con el tiempo a agudizar la lucha por el control de determinadas zonas, fundamentalmente donde se localizaban las grandes reservas de riquezas naturales, por lo anterior se fueron consolidando alianzas internacionales que al no poder resolver sus diferencias por la vía diplomática originaron conflictos armados de dimensiones mundiales.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada